ESTRENO NACIONAL


POR HUMOR A DIOS - solo para pecadores
El último espectáculo de Pacho Centeno

Siguiendo con su secuencia de espectáculos basados en temas controversiales, el cuentero y comediante colombiano Pacho Centeno estrena su último espectáculo POR HUMOR A DIOS… solo para pecadores. Las presentaciones tendrán lugar en el Auditorio Luis A. Calvo de la UIS, los días 4 y 5 de marzo a las 7:15 p.m.

Pacho Centeno a configurado un estilo propio de narrar historias y de interactuar con el público en los quince años de su carrera artística, la cual ha evolucionado desde un contador de historias tradicionales hasta la producción de espectáculos escénicos llenos de recursos técnicos y mucho humor.

En 2001, lo vimos acompañándose de un conjunto de jazz en “La Tragahombres y otros cuentos sin principios” y experimentando cuentos de su propia autoría alrededor del tema de la infidelidad femenina.

En 2003, lo vimos abordando con mucho éxito el género del stand up comedy con su espectáculo “Sexoral, para gente de buen humor”,

Otro tema polémico para el público.

Ahora ha decidido contar La Biblia, y específicamente las historias del Génesis y el Éxodo, lo que seguramente le generará comentarios críticos en diferentes sentidos.

PREGUNTAS FUNDAMENTALES

¿Por qué La Biblia?
PC: Abordé La Biblia como fuente del espectáculo por dos razones principalmente. La primera es que mi padre, cuando yo estaba pequeño, me leía las historias de La Biblia todas las mañanas. Estos fueron los primeros cuentos que escuché en mi vida, y siempre quise hacer un espectáculo con ellos, pero se me dificultaba abordarlos sin caer en una visión doctrinal o sectaria. Quería todo, menos ser vocero de algo de lo que no estoy seguro hubiera ocurrido. La segunda, y que me permitió resolver el problema de la primera, fue haberme encontrado con la literatura de Daniel Samper Pizano y Argos, quienes han trabajado el tema.

La clave para superar los prejuicios, definitivamente fue el humor, pues desde el humor se pueden abordar todos los temas sin causar grandes resquemores. Culturalmente, se da por sentado que el humor no tiene temas vedados. Y si revisamos los últimos montajes que he realizado, el humor es el protagonista de los espectáculos.

Por otra parte, entendí que La Biblia no es necesariamente un libro caído del cielo, como lo asumen las diferentes posturas religiosas, y en cambio, si es un libro muy humano, cuyo contenido fue recopilado y trascrito por la humanidad en un periodo discontinuo de más de 3000 años. Lo que ya nos lleva a deducir que en el proceso de su escritura intervinieron muchos estilos literarios, así como pensamientos individuales e intereses nacionales ante la historia. La mayoría de sus relatos provienen de la tradición oral de distintos pueblos que no conocían la escritura, lo que me resultó estimulante a la hora de asumirlo.

Según la historia, transcurrieron muchos siglos para que la memoria colectiva de aquellos pueblos pasara mediante la escritura a los manuscritos que se conocen como la base literaria de La Biblia. Podríamos decir que La Biblia nunca pretendió ser un libro, como lo conocemos hoy en día, sino que se fue convirtiendo en una pequeña biblioteca de 73 libros de historias maravillosas en algunos casos; contradictorias y crueles en otros. Alguien se tomó el trabajo de empastarlos en un solo tomo; unos dijeron que esa era La Palabra de Dios y otros se dedicaron a confirmar esta aseveración. Por supuesto, no faltó el que la desmintiera argumentando la existencia de otros dioses distintos en otras culturas distintas. Lo cierto es que de ahí en adelante empezó a editarse, a traducirse, a leerse, a interpretarse, incluso a venderse, convirtiéndose en el libro más exitoso de la historia humana.

Por eso para mí, y para efectos del montaje, La Biblia simplemente fue un libro de buenos cuentos que merecieron ser llevados al escenario.

¿Cómo es?
PC: Pienso que la propuesta escénica del espectáculo es novedosa frente a lo que se ha venido haciendo en los últimos 10 años de la narración oral de cuentos en el mundo hispano. Aunque es un espectáculo de cuentos, existe en él una marcada influencia del stand up comedy y del cabaret de variedades.

Me niego a renunciar al humor porque creo que la gente necesita reírse de sí misma y de lo que le pasa en la vida. Defiendo la tesis de que el humor es un derecho fundamental del ser humano, que debería incluso ser tutelable. No imagino la vida de un ser humano si en ella no existiera el humor.

Pero reitero mi postura frente al buen humor y descarto de plano la facilidad con que lo asumen la mayoría de nuestros comediantes. Creo que el público colombiano es lo suficientemente inteligente como para contarle chistes trillados y de mal gusto. Lo descubrí en “Sexoral” donde el humor proviene del nivel de información o desinformación del público frente al tema del sexo. Y vaya si había bastante desinformación.

En POR HUMOR A DIOS el humor ya viene con las historias bíblicas, es situacional y de contexto. El solo hecho de la costilla de Adán que se convierte en una mujer espectacular, mediante un pase mágico de Dios, ya es como para reírse. No tanto por la resolución fisiológica del proceso de creación de la mujer, sino porque aún hay gente que cree que esto verdaderamente ocurrió y de esta forma.

Por otra parte, POR HUMOR A DIOS está enriquecido con una serie de recursos audiovisuales que le permiten al espectáculo ganar en su puesta en escena. La música, los efectos sonoros y visuales, la iluminación y la proyección de imágenes en pantalla gigante, asumen un lenguaje paralelo y simultáneo al lenguaje oral del narrador. Estos recursos fueron dispuestos para realzar la estética del espectáculo, pero también con una intencionalidad que va desde lo crítico hasta lo cómico, sin caer en lo descriptivo.

¿Con quiénes?
PC: No es nada fácil producir un espectáculo en Colombia, especialmente por la dificultad de acceder a recursos de cofinanciación al margen del programa de Becas del Ministerio de Cultura. Lamentablemente, los tiempos de producción de POR HUMOR A DIOS no coincidieron con el calendario del Ministerio de las becas de creación, por lo que decidí asumir el reto de hacerlo de manera independiente. En Colombia es más fácil hacer un festival que un espectáculo. Sin embargo, hemos contado con la suerte de tener los apoyos básicos por parte de instituciones y empresas que creen en la cultura como un vehículo de proyección de sus objetivos corporativos, como el Instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga, la Gobernación de Santander a través de la Secretaría de Desarrollo Social, la Dirección Cultural de la UIS, la Compañía Colombiana de Tabaco S.A., la empresa Licoresa, la marca Stirpe, EL CARTEL, entre otros. POR HUMOR A DIOS es una producción de la Corporación Festival de Cuenteros y en ella intervienen 20 personas, entre creativos y operativos.

¿Qué espera?
PC: Lo que espera todo artista, que se colme la silletería del teatro en su temporada de estreno y que el espectáculo pueda girar por muchos otros escenarios y públicos. No me gusta producir solo para el estreno. Por el contrario, me gusta que mis espectáculos puedan ser vistos por muchas personas.

Informes
Corporación Festival de Cuenteros
Cr. 32 No. 48-62
Tel. 6578070-3627
www.abrapalabra.com.co
corfescu@hotmail.com
Bucaramanga – Colombia

Pacho Centeno
pachocenteno@intercable.net.co
 
COPYRIGHT © 2003 CORPORACIÓN FESTIVAL DE CUENTEROS -
Bucaramanga. Colombia. Suramérica